La intervención psicoeducativa está orientada a el alumnado, ya sea de infantil, primaria o secundaria, que muestren dificultad de aprendizaje sin la presencia de algún trastorno.

Aunque estemos ante la ausencia de un trastorno diagnosticado, la intervención psicoeducativa es beneficiosa para aquellos que no alcanzan un rendimiento académico adecuado y desean aprovechar al máximo su potencial. Igualmente atendemos a los alumnos con altas capacidades.